Vox en Vistalegre y lo llena!!!

  • 8 octubre, 2018
vox_vistalegre

Vox abarrota Vistalegre con 10.000 banderas y propone ilegalizar el independentismo

Elecciones ya”. El primer gran acto de Vox en Madrid llegó este domingo sin una convocatoria electoral prevista. Y hubo llenazo en el Palacio de Vistalegre. Más de 10.000 banderas nacionales ondearon en el recinto de Carabanchel al grito de “¡Viva España!”. La formación que dirige Santiago Abascal pisa desde hoy el acelerador hacia 2019 con el objetivo de empezar a tener representación en las instituciones. Los organizadores cifran en 10.000 los asistentes en el interior y calculan que otras 3.000 personas se quedaron fuera al llenarse el aforo. “Bienvenidos a la resistencia”, lanzó Javier Ortega, número dos de Abascal, para condenar inmediatamente después a los que han contribuido “a trocear nuestra nación”. Aplausos y gente en pie. Vox ha venido para quedarse.

Tras una larga ovación a José Ortega Lara desde la bancada del público, tomó las riendas el presidente del partido en el que ya se puede considerar su primer acto preelectoral. El patriotismo y la reivindicación de la identidad nacional estuvieron presentes en todo momento. “Vox es un instrumento para España y para los españoles”, empezó Abascal. Pero muy rápido, las elecciones coparon el protagonismo. “Hoy hemos desbordado Vistalegre y desbordaremos las urnas. Vamos a empezar a entrar en las instituciones y dar voz a Vox en todos los parlamentos”, afirmó.

Con cuatro años de vida, el partido de Abascal tiene la sensación de que el próximo será el definitivo. Ortega Lara lo escenificó diciendo que la formación ha alcanzado “su mayoría de edad”. El líder de Vox, sin embargo, fue un paso más allá dando un aviso a navegantes y muy especialmente al PP de Pablo Casado, “la derechita cobarde”. “El despertar de esta España viva es ya un hecho incontestable. Miles de personas abarrotan plazas y teatros allá donde convocamos. España reacciona y despierta porque la están molestando y despreciando”, dijo despertando ovaciones en todo el recinto.

“Vox está muy solo entre el resto de partidos. Pero mejor solo que mal acompañado. Cada vez contamos con el apoyo de más españoles”, continuó Abascal recordando sus principales señas de identidad: acabar con el movimiento secesionista catalán, dejar a un lado el “revanchismo histórico”“controlar las fronteras” frente a la inmigración irregular y terminar con “el suicidio de loas autonomías”. Hubo fuertes críticas para todas las formaciones y la “corrección política dominada por los progres”. Al PP le reprochó tibieza y a Ciudadanos, “la veleta naranja”, el cambio de opinión continuo cuando surgían críticas.

Vox abarrota Vistalegre.
Vox abarrota Vistalegre.

Se dirigió al público, los potenciales votantes de Vox, para pedirles que no hicieran caso “a los que nos llaman fachas, xenóbos y racistas” por defender esos valores. Arengo a los suyos asegurando que “los insultos de Pablo Iglesias, Pedro Sánchez o Quim Torra nos los ponemos con medallas en el pecho”. Nueva ovación. Aplausos. Les advirtió que a la hora de votar les acusarán de dar la victoria a la izquierda, en alusión al voto útil que con seguridad pedirá el PP y también Ciudadanos. “Tenéis que prepararos. Os van a culpar de todo”, insistió.

Entras las principales propuestas defendidas este domingo en el acto más grande que el partido ha organizado de la formación estuvieron ilegalizar los partidos independentistas, derogar la ley de memoria histórica, suprimir las autonomías, la defensa de la vida, perseguir las denuncias falsas en violencia de género, el control de las fronteras con la deportación de los inmigrantes irregulares a sus países de origen o el cierre de mezquitas “fundamentalistas”.

La situación catalana copó gran parte del discurso de los principales dirigentes del partido. “Puigdemont, a prisión”. Así empezó su locución Rocío Monasterio, líder de Vox en Madrid, que no dudó en lanzar fuertes reproches al Gobierno de España, “socios traidores de los enemigos de nuestro país”, y pedir que “se hable alto y claro cuando haya elecciones y cuando no, cuando se tiene escaño y cuando no”.

“No podemos ser tibios, ni relativistas, ni ambiguos”, insistió Monasterio. “Algunos no se atreven a hablar de esto. Siguen diciendo la palabra diálogo”, repetía una y otra vez. Pero hubo para todos. También para los nuevos partidos. “Unos traían recetas fracasadas del comunismo que solo garantizan miseria y, a otros, las veletas, les falta el ADN ideológico y usan la ambigüedad para sostener al bipartidismo”, lanzó en alusión a Podemos y Ciudadanos. Las formaciones tradicionales han fracasado, dijeron desde Vox, “por el continuo engaño a su votante”. Y contra todo eso, el partido de ultraderecha advirtió: “Aquí estamos, para dar un cambio de rumbo coherente. Somos la España viva”.

La puesta en escena no escatimó en detalles. Todos los asientos contaron con la bandera nacional y una del partido. El escenario estuvo capitaneado por unas letras gigantescas de Vox que alternaban el verde de la marca con la rojigualda. A los lados, dos pantallas que fueron mostrando “las 100 medidas urgentes” entre las que están también combatir las mafias de la inmigración, una ley de memoria para las víctimas del terrorismo, la implantación de cadena perpetua para los terroristas o eliminar las subvenciones públicas a partidos y sindicatos. El público fue el otro ingrediente fundamental: en pie cada minutos, aplausos sin cesar y gritos con consignas en las que siempre aparecía la palabra “España”.

Entre los invitados más conocidos al acto estuvieron el torero Morante de la Puebla; el escritor Fernando Sánchez Dragó; el padre de Juan Carlos Monedero, Salvador Monedero; el periodista Luis del Pino o Hermann Tertsch

No Comments Found

Leave a Reply